gestion-integral-residuos

Gestión de residuos. Cómo hacer compost casero paso a paso

A nivel industrial y a rasgos muy generales, la Gestión Integral de Residuos es el proceso que permite el aprovechamiento y reciclaje de los residuos que generamos. Esta gestión permite minimizar el impacto que suponen los residuos para la naturaleza y el planeta. Así como en la gestión integral de residuos profesional, la gestión en un nivel doméstico,  y no por ello menos importante, ayuda a reducir la cantidad de residuos producidos en el hogar. Esta práctica se está convirtiendo en una actividad habitual en los hogares, además la participación en la actividad del reciclaje de toda la una unidad familiar aumenta la concienciación sobre el reciclaje y el cuidado de nuestro entorno.

Una de las cosas que se pueden hacer con los deshechos orgánicos domésticos es compost casero, un proceso de descomposición de la materia orgánica con el que obtenemos un fertilizante y regenerador de suelos. Este proceso se puede realizar principalmente con los residuos orgánicos vegetales que deshechamos cuando cocinamos y con los que se obtendrá un abono orgánico que podremos usar en nuestras macetas y plantas de jardín.

¿Cómo hacer compost casero paso a paso?

  1. Necesitarás un contenedor compostador (contenedor para hacer el compost). En el mercado hay muchos modelos a partir de unos treinta euros aproximadamente. Para que el volteado necesario de los residuos lo puedas hacer de una manera más fácil te recomendamos los modelos de compostadores con puertas. El compostador irá situado en la terraza o jardín, sobre suelo de tierra, debe tener tapa y agujeros en las paredes y suelo, para facilitar la salida de agua del proceso de compostaje y evitar el exceso de humedad.
  2. Primera capa. Deshechos orgánicos.
    La primera capa, la que quedaría en contacto con el suelo, será la de los residuos orgánicos de origen vegetal como cáscaras, posos de café, sobras de comida, restos de frutas y vegetales. Es recomendable picar los deshechos para facilitar el proceso de descomposición.
  3. Segunda capa. Base biológica.
    Se trata de un producto que contiene los microorganismos que aceleran el proceso de compost y aumentan la calidad del material que se obtendrá, también ayudará a eliminar malos olores. La base biológica se puede adquirir en tiendas de jardinería. Procederemos a rociar  con ella la capa de deshechos orgánicos hasta que quede húmeda.
  4. Tercera capa. Fibra de coco o aserrín.
    La fibra de coco o el aserrín también se pueden adquirir en tiendas de jardinería y es lo que va a ayudar a crear un balance correcto del carbono producido y el nitrógeno del compost.
    Alternar esta secuencia de capas hasta llenar el recipiente.
  5. Volteo.
    Voltear el material dos veces por semana para acelerar el proceso de descomposición.
  6. Reposo.
    Dejar reposar 45 días el para obtener el abono. Sabremos que el producto estará listo cuando tenga un color y textura como de tierra.Una vez obtenido nuestro compost casero podremos usarlo para abonar nuestras plantas.

Con este proceso de gestión de residuos además habremos cerrado el círculo doméstico del reciclaje de deshechos orgánicos del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *